¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Dos jóvenes universitarios

De la tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán Sábado 15 De Junio, 2019 · 09:36 am
Dos jóvenes universitarios
En menos de dos semanas dos casos públicos de asesinato en la capital del país: Hugo Leonardo y Norberto Ronquillo perdieron la vida en las calles violentas de esta ciudad de México que parece ser el escenario más atractivo para la delincuencia organizada

Eran dos historias de vida distintas. Jamás se conocieron. Los unía la ciudad y su juventud. Ambos con proyectos personales, sueños y visiones de su realidad tan diferentes pero comunes: el grueso demográfico del país más poblado de América. Esa juventud que las políticas públicas han desdeñando, el narcotráfico ha querido embaucar y la violencia aniquilar. Eran jóvenes no públicos, su desaparición y su muerte los sacó del anonimato. En algo fueron historias comunes: su asesinato.

En menos de dos semanas dos casos públicos de asesinato en la capital del país: Hugo Leonardo y Norberto Ronquillo perdieron la vida en las calles violentas de esta ciudad de México que parece ser el escenario más atractivo para la delincuencia organizada, el crimen y la impunidad. Y quizá, lamentablemente, ambos nombres reúnan muchos otros más de jóvenes que quedan en cifras anónimas en esta ciudad.

Esclarecer sus muertes y capturar a los responsables debe de ser la tarea que el gobierno que encabeza la Dra. Sheinbaum y la jefa de Seguridad capitalina Ernestina Godoy nos deben. No será suficiente con su relatoría de los hechos sino se acompaña de acciones concretas que eviten a cualquier razón y acción, que se sigan sumando los delitos y asesinatos de jóvenes, mujeres y niños en las calles, colegios y casas de la metrópoli.

¿Por qué a la delincuencia le interesa terminar con la vida de jóvenes estudiantes? ¿Qué los mueve a los homicidas a cometer actos tan violentos y perturbadores a ese sector de la población? Los servicios de inteligencia antisecuestro de la capital, ¿no han estudiado, analizado y tipificado este tipo móviles del crimen organizado y los delincuentes como para prevenirnos a la ciudadanía, para saber responder con mayor oportunidad y actuar con más certeza?…

Frente a la tragedia, no necesitamos socarronas acciones del líder político que da espaldarazos a la actual jefa de gobierno. La impunidad no se resuelve con machistas declaraciones o con programas sociales a los jóvenes. La justicia demanda una acción más definitiva y esclarecedora. ¿A quién beneficia la muerte de la población joven de nuestro país? ¿Dónde está la autoridad y los trabajos de seguimiento a los grupos criminales, la guardia nacional y la policía? Porque seguimos sumando miedo y silencio ante una realidad que rebasa las cifras y la tranquilidad.

El efecto es dominó: al levantamiento y desaparición de jóvenes, al secuestro, el asesinato y la violencia le sigue, la incertidumbre, el miedo y más tarde, la rabia, el encono y la respuesta social de justicia propia o colectiva. Ahí corremos todos peligro, la falta de control de la autoridad, la acción desmedida de la violencia de los agresores y los que buscan ajustar lo que las instituciones no resuelven. Es un caldo de cultivo de violencia generalizada.

Está la ciudad de México en un punto crucial de su crisis de seguridad, las cifras lo evidencian, la delincuencia y la inseguridad, la violencia y el crimen organizado tienen tomada calles y a la sociedad. ¿Quién desató a las fieras? No es tiempo de echar culpas, sino de acciones. Necesitamos que la autoridad, los que han estudiado los móviles y conocen esas células y su actuar delictivo, nos deben informar, prevenir y alertar. No es suficiente con abrir carpetas de averiguación, Se precisa blindar a la ciudad de este nivel de violencia e inseguridad. ¿Cuáles son las medidas preventivas que nos sugiere la autoridad para evitar delitos que nos cuesta la vida y qué garantías ofrece que no seguiremos enterrando jóvenes por el crimen?

Abramos la discusión: @salmazan71