¿Deseas recibir notificaciones?

Dos con todo

De la tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán 23/Mar/19 09:36
Dos con todo
Tacos de carnitas / Ilustración

En la cocina popular mexicana a diario escuchamos la frase “dos con todo”; al taquero le queda claro cómo debe servir los tacos que degustará su comensal. Es decir, los tacos llevan los ingredientes de las culturas. El encuentro de los fogones no debe de ser motivo para avergonzarnos, sentirnos traicioneros o culpables. En el comal está la síntesis mas exótica, sensitiva y cultura del mestizaje.

Si nos atenemos a la idea que no sólo se conocen a las personas por sus actos, también por sus palabras. A cada generación se le define por aquellos que haciendo uso de la palabra, del espacio público, mediático y ahora incluso, de las redes sociales, buscan o pretenden definir ideas en palabras.

La actual senadora Jesusa Rodríguez, la que hasta hace un año era una dramaturga, cabaretera del teatro de revista con enorme crítica, burla y escarnio a los sucesos políticos que pasaban en el país en épocas de gobiernos a los que desdeñó. Es decir, la define el humor corrosivo. Eso no es crítica, es sólo contextualizar a un servidor público que para una generación joven le resulta ocurrente. Su pasado es en el escenario. Ahora es igualmente ocurrente, voluntariosa y anticlimática con el uso de la palabra la que la ha llevado a mostrase ignorante, chovinista y hasta misógina, pero desde su curul.

En tiempos globales, en políticas democráticas como las que promueve el líder moral del partido al que la senadora pertenece: MORENA, hacer declaraciones con pretensiones ilustrativas e históricas como es “cada que comas tacos de carnitas festejas la caída de la gran Tenochtitlan” (sic) que revelan un maniqueo discurso antidemocrático, ignorante ante lo que es la historia y el mestizaje , con enorme evidencia chovinista: es decir con un inútil, discriminatorio y fuerte creencia narcisista de que lo propio, lo autóctono del país es mejor que el resto. Su declaración evidencia su enorme desprecio al presente, a la enorme y gran cultura mestiza que somos desde hace 500 años.

Jesusa Rodríguez quizá no sepa que el idioma, la sangre, las tradiciones, los fogones de la mesa mexicana, la arquitectura, la traza de la urbe, la forma en que se organiza el poder, la vida política del nuestro país están influenciados, definidos por ese mestizaje, ese encuentro de dos grandes civilizaciones que se evidencia en nuestras mesas, en nuestras culturas, religiones y nuestra identidad sin chovinismo.

Lo peligroso de ese pensamiento chovinista que caracteriza desde hace muchos ayeres a la actual senadora Jesusa Rodríguez –evidente en sus propuestas de cabaret– es que ahora haciendo uso de su cargo político, del espacio público del partido que pretende ser nacional, incluyente, respetuoso y democrático, exprese en las palabras de su senadora un discurso misógino (hay que ver lo que declara y compara del clítoris y la marihuana), ignorante y lleno de divisionismo, dejando de lado lo que somos gracias a ese encuentro, esa conquista, esa realidad. Y peor aun que nadie de su partido le corrige o limita sus comentarios en contra de la bandera partidista.

Si en este año México conmemora los 500 años de ese encuentro entre españoles y mexicas. Justamente la reflexión debe de encaminarse e comprender que lo pasó es lo que somos hoy, no lo contrario. Ejerce su palabra una violencia cargada de un divisionismo amenazante, retrógrado y limitado, casi como un fanático. Y nada es tan violento que un pensamiento dogmático.. El mundo no precisa de palabras y pensamientos chovinistas.

Abramos la discusión: @salmazan71