¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Días de caos en Washington

De la tinta de Mina Magallón

Mina Magallón Jueves 27 De Diciembre, 2018 · 14:21 pm
Días de caos en Washington
El martes 11 de diciembre se desató una acalorada y tensa discusión que fue televisada en vivo desde la Casa Blanca entre Trump y la presidenta de la Cámara de Diputados, demócrata Nancy Pelosi, acompañada del coordinador de la minoría en la Cámara de Senadores, demócrata Chuck Schumer.

El martes 11 de diciembre se desató una acalorada y tensa discusión que fue televisada en vivo desde la Casa Blanca entre Trump y la presidenta de la Cámara de Diputados, demócrata Nancy Pelosi, acompañada del coordinador de la minoría en la Cámara de Senadores, demócrata Chuck Schumer.

Se escuchaba como Trump, con voz tronante, les informaba: “Si no consigo lo que quiero, cerraré el Gobierno.”

A lo que la diputada Nancy Pelosi contestó que dudaba mucho que Trump tuviera los 218 votos que se necesitan en el Congreso para aprobar el presupuesto.  Lo presiona diciéndole que ella quería ver si Trump se atrevería a tratar de obtener los votos que se requieren en el Congreso para su muro.

Trump le contestó que estaba orgulloso de cerrar el Gobierno para obtener la seguridad fronteriza. Que no quiere seguir recibiendo criminales y gente que viene con muchos problemas. Explicaba que esa era la razón por la que iba a cerrar el gobierno, y que él [Trump] sería el único culpable de hacerlo.

La diputada Pelosi, quien ha estado en el Congreso por más de 30 años y ha sido presidenta de su partido 16 veces, demostró saber jugar a la política como toda una profesional y el público vio la transmisión en la televisión en vivo y a todo color en la que Trump cae a la lona noqueado, ya que no sabía de qué estaba hablando, no conocía las reglas de juego del Congreso y no vio ni por dónde le venían los ganchos al hígado de Pelosi, y al final su comportamiento se vio como el de un niño haciendo berrinche.

Tanto Pelosi como Schumer insistían que de alguna manera deberían llegar a algún acuerdo y que por ningún motivo debería Trump cerrar el gobierno federal, especialmente porque era la víspera navideña.

El martes 14 de diciembre Trump retira su amenaza de cerrar el gobierno si es que no le autorizan los $5 billones de dólares para construir su muro.

Esta concesión momentánea se debió a que diputados republicanos hicieron malabarías chinas para que no se cerrare el gobierno el viernes 21 de diciembre.

Entonces Trump anuncia que encontrará otras maneras de recaudar fondos para el costo de la construcción del muro fronterizo.  De esta manera cambia su posición en 180 grados de la semana pasada cuando decía que estaría orgulloso de cerrar el gobierno.

Pero los demócratas inmediatamente rechazaron la oferta de los republicanos, lo que hizo imposible llegar a un acuerdo provocando gran nerviosismo a cientos de miles de empleados del gobierno federal ya que si los mandaban a sus casas sin salario días antes de navidad sería un golpe muy bajo.

Pelosi informó que podría aceptar $1.3 billones para reparar el alambrado que ya existe en la frontera pero que no podían aceptar el requerimiento de alocar $1.6 billones de dólares para un fondo que el presidente podría usar para sus aberrantes políticas migratorias.

El senador Schumer dijo que no aceptaba la oferta pues les recordaba a todos como Trump, durante su campaña, declaraba a nauseabundo que México pagaría por la construcción del muro.

El miércoles 19 de diciembre los senadores republicanos presentan al Congreso una resolución para temporalmente aprobar el presupuesto cubriendo gastos hasta el 8 de febrero y de esta manera se evitaba el cierre del gobierno.

Pero el jueves 20 de diciembre Trump manda un torpedo nuclear al Congreso que destruye toda posibilidad de llegar a un acuerdo alegando que a menos que autoricen su muro no firmará la resolución que el Senado presentó.

El viernes 21 de diciembre, la Cámara de Diputados apoyando a Trump manda otro torpedo al Congreso introduciendo un “nuevo” presupuesto en el que añaden de nuevo los $5 billones para que Trump construya su muro.

Pero cuando se introduce el “nuevo” presupuesto a la Cámara de Senadores con su mayoría republicana no es aprobado tal y como la líder de la Cámara de Diputados, Nancy Pelosi se lo había advertido en la famosa confrontación del 11 de diciembre.  Trump va a cerrar el gobierno federal y se bajara el telón, se apagarán las luces, y se cerrara el teatro.

Ahora sabemos que Trump no está jugando al juego de damas o un juego de ajedrez a la sexta dimensión con la caravana de inmigrantes, sino que se está comiendo las piezas del ajedrez.

Correo:  mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

Facebook: Mina Magallon