¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Desconexión con la ciudadanía

De la tinta de Arturo Espinoza Silis.

Arturo Espinosa Silis Miércoles 18 De Noviembre, 2020 · 07:00 am
Desconexión con la ciudadanía
Aunque aún no hay definición en las coaliciones electorales que habrán de conformarse, todo parece indicar que Morena irá con el Partido del Trabajo / Notimex

Los procesos electorales –federal y locales – comienzan a entrar en etapas de definiciones respecto a lo que veremos en las boletas el próximo 6 de junio de 2021. Las precampañas están a la vuelta de la esquina, pero antes de entrar a esta etapa, los partidos tendrán que definir si irán solos o en coaliciones, para posteriormente determinar quiénes serán sus candidatos y candidatas.

Aunque aún no hay definición en las coaliciones electorales que habrán de conformarse, todo parece indicar que Morena irá con el Partido del Trabajo, su aliado tradicional, y con el eterno coaligado de la mayoría gobernante que es el Partido Verde Ecologista de México (en 2000 aliado del PAN, y de 2003 a 2018 aliado del PRI). El Partido Encuentro Solidario (PES) –antes Encuentro Social– no podrá ir en coalición por ser de reciente creación, al igual que las otras dos fuerzas políticas afines al gobierno a las que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación concedió el registro.

En el lado de la oposición tampoco se ha formalizado una coalición; sin embargo, los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) han señalado intenciones de coaligarse para algunas de las elecciones de 2021. Movimiento Ciudadano es el único partido que ha anunciado que irá solo en la mayoría de las contiendas electorales del próximo año, aunque aún es muy pronto para descartar que pueda concretar alguna coalición de último momento para las elecciones locales.

En estas definiciones que plantean de cara a las elecciones del próximo año, los partidos políticos deberán considerar el mandato ciudadano que se dio en las urnas en 2018. Este mensaje, más allá de las simpatías que generó el liderazgo y discurso de cambio de Andrés Manuel López Obrador, fue un rotundo rechazo a la política y los políticos de siempre, así como a los partidos políticos tradicionales. Sin duda a ese claro mensaje, habrá que sumarle la decepción de un sector del electorado por la falta de resultados del gobierno actual, pues la expectativa de un cambio sistémico ofrecida por la autoproclamada 4T no ha sido cumplida.

Pero más allá de los acomodos políticos que se están dando, parece que existe una total desconexión entre la política y la voluntad ciudadana. A diferencia de lo ocurrido en Estados Unidos, en donde después de las elecciones de 2016 el Partido Demócrata entendió que su estrategia electoral estaba desvinculada de los intereses y deseos de la ciudadanía, y ahora en 2020 recompuso el camino; en México parece que la oposición no entendió el mensaje enviado en las urnas en 2018 o peor aún, lo entendió y no parece importarle. Una abrumadora mayoría rechazó la forma de hacer política y gobernar que se venía llevando a cabo.

En estos días, Perú es un recordatorio de lo peligroso que puede resultar cuando la clase política transita en un sentido y la ciudadanía exige algo opuesto. La inestabilidad política y social puede volverse la regla, algo que no es deseable y que al final termina por generar crisis de gran calado.

Lo que estamos viendo ahora en México parece ser una desconexión entre la política y la ciudadanía, la cual no parece que cambie en 2021, pues se busca con las mismas fórmulas de siempre ganar un electorado que se perdió en 2018, en esa elección el mensaje fue claro: no queremos más de lo mismo, buscamos un cambio radical. En las elecciones locales de 2019 y 2020 aunque sin tanta contundencia también se mandó un mensaje similar.

Ojalá para 2021 los partidos políticos hagan una lectura correcta y no se olviden de la voluntad de la ciudadanía, la cual parece que hoy en día no encuentra una alternativa que la represente, y en un contexto tan precario para la democracia como el que vivimos, lo que menos conviene es que los partidos políticos dejen de ser considerados como una vía óptima para canalizar las demandas de la ciudadanía.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias