¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…

De la tinta de Héctor Zagal

Héctor Zagal Domingo 7 De Junio, 2020 · 10:11 am
Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…
Hombre con barba / Pixabay

Pues les cuento que probablemente la “nueva normalidad”, me quitará la mitad de mi personalidad. Es posible que, una vez que regrese al trabajo de oficina, me deba quedar sin barba, sin bigote y sin corbata. En una de esas y ni siquiera me puedo poner mi boina. Todo sea por la salud propia y de los demás. Al parecer, barbas y corbatas son reservorios de virus. Tampoco se podrá usar joyería. ¡Qué bueno que nunca me puse la arracada de oro, tipo pirata, que siempre quise…!

Pero lo de la barba y el bigote sí que me duele. Imagino que los hipsters de la Condesa de CDMX y de la Colonia Americana de Guadalajara también estarán desconsolados. Desde hace unos años, los hipsters hicieron del cuidado del vello facial un arte sofisticado; aunque claro que no inventaron nada, simplemente desempolvaron una vieja imagen. Esos vistosos y simpáticos bigotes son moda antigua.

La palabra bigote ya está recogida en el primer diccionario de lengua española de 1495, obra del humanista Antonio de Nebrija (1444-1522). En este diccionario se define la palabra ‘mustax’ como ‘bigot de barva’. Algunos dicen que su significado se habría gestado en 1492 durante la conquista de Granada, en la que soldados de lengua germana sirvieron como mercenarios en las filas castellanas contra los musulmanes. Antes de entrar en batalla, estos soldados, quizás suizos, solían torcerse el mostacho y jurar en su lengua materna: “Bei Gott!” (¡Por Dios!). Y claro, para un español del sigo XV, aquello sonaba a algo así como “bigot”. Sin embargo, también es posible que la palabra bigote provenga del latín “bicostem”, aplicado a aquello que tiene dos lados. “Bicostem” pasaría al normando como bigot, palabra con la cual se designaba el vello facial partido en dos, tan característico de los germanos y normandos de la Alta Edad Media.

En el diccionario “Tesoro de la lengua castellana” (1611) de Sebastián de Covarrubias, encontramos que los bigotes son usados por aquellos que quieren parecer valientes y que la barba larga era usada por quienes querían pasar por grandes filósofos. Pero la barba, más que ser signo de intelecto, era considerado un signo de virilidad. Desde tiempos antiguos se conocía la relación entre la castración y la falta de vello facial. Presumir una tupida y larga barba era una manera de demostrar virilidad y de “calzar grande”.

Aunque algunos vieron en la barba un signo de atraso y barbarie. Este fue el caso de Pedro el Grande (1672-1725), zar de Rusia. Este monarca quería modernizar su imperio a toda costa. Sus viajes a otros reinos de Europa lo convencieron de que la modernización tendría que estar presente hasta en la apariencia de su pueblo. Había que lucir modernos. Por ello, prohibió el uso de la proverbial barba rusa. Aunque después pensó que podía sacar algo de dinero de esto, así que mejor aplicó un impuesto para quienes quisieran conservar barba. Pero bueno, no quiero dar ideas…

Me dijeron que en la nueva normalidad el uso de cubrebocas también será obligatorio para quienes trabajan en oficinas e interactúan con muchas personas. Estoy seguro de que las autoridades de nuestro país pondrán el ejemplo y comenzarán a usar cubrebocas cada vez que convivan con otras personas. En estos momentos difíciles para México, el ejemplo es fundamental. Debemos cumplir las normas y reglas que, aunque aparentemente son pequeñas, pueden salvar vidas. Yo, por lo pronto, preparo mi rastrillo para el día que la autoridad me pida rasurarme. El cultivo de la imagen persona debe supeditarse al bien de la comunidad. Eso sí, en el fondo de mi corazoncito tengo la esperanza de que el tipo de trabajo que desempeño no me obligue a rasurarme. Pero, insisto, estoy dispuesto a obedecer. La salud de los demás está por encima de mi barba; aunque ello me obligue a reinventar mi propia imagen. Por lo pronto, como tengo la fortuna de poder trabajar desde mi casa, aún puedo conservar mi barba de candado.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias