¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Cronofobia

De la tinta de Héctor Zagal. 

Héctor Zagal Domingo 30 De Septiembre, 2018 · 08:39 am
Cronofobia
Cronofobia es el miedo irracional, casi instintivo, al futuro / Ilustrativa.

Cronofobia es el miedo irracional, casi instintivo, al futuro. Y durante los últimos años se ha refinado un género enteramente dedicado a la cronofobia: la distopía. Pensemos en Los Juegos del Hambre, a The Handmaid’s Tale, Black Mirror y 12 Horas Para Sobrevivir.¿Les parece poco? Cada año, se publica un nuevo libro o película que nos amenaza con un futuro aterrador.

La distopía es una de las hermanas menores de la ciencia ficción o su hija ilegitima, como cada quien quiera verlo (Es un poco como el asunto de Barbie y Kelly…). Nos valemos de la literatura para explorar nuestras esperanzas, temores y expectativas acerca del futuro. Mary Shelley, quien inventó el género en 1818 con Frankenstein, usó su obra para advertir a sus contemporáneos de los peligros  del científico que se siente Dios. Desde entonces, la literatura y el cine juegan ese papel de centinelas del futuro. Nos previene, una y otra vez, sobre los riesgos de la ambición desmedida y la tecnología enloquecida.

El cine y literatura distópica nos ha presentado todo tipo de monstruos y aberraciones: Estados totalitarios, felicidad artificial, cosificación de las mujeres, censura tan eficaz que desaparece palabras incómodas del lenguaje, tecnología tan avanzada que nos convierte en vegetales, el regreso de los coliseos romanos y de la esclavitud.

Sorprendentemente, las distopías no son exclusivas de adultos amargados como yo. El auge del género empezó discretamente en 2008, cuando Suzanne Collins publicó Los Juegos del Hambre,y se disparó en 2011, cuando se lanzó el primer tráiler de la película. Las distopías se multiplican como Oxxos, desplazando definitivamente a los vampiros crepusculares de Stephenie Meyer.

Las piezas del género dirigidas a los más jóvenes han sabido tocar las fibras sensibles de este público. Los Juegos del Hambre, por ejemplo, se ganan como cualquier otro reality show:cayéndole bien al público, coqueteándole con las cámaras. Saber aparentar es tan importante como saber tirar al arco. Tretas básicas para llamar la atención en redes sociales (como explotar una infancia traumática o inventarse una relación), le salvan la vida a Katniss Everdeen más de una ocasión.   

Beatrice Prior se enfrenta a un complejo sistema de desinformación destinado a mantener a la ciudadanía separada y asustadas en Divergente,de Verónica Roth. Y en La Selección,de Kiera Cass, la protagonista compite con otras once muchachas de distintas regiones post-apocalípticas de los Estados Unidos por la oportunidad de una vida de comodidad y fama como consorte en una nueva monarquía, al estilo de The Bacheloru otros programas de concursos dizque románticos.

¿Por qué tantas distopías? Los adolescentes las aman, pero no son los únicos que las consumen. Quizás se trata simplemente de experiencias acumuladas. Guerras mundiales, dictaduras fascistas y socialistas, el capitalismo salvaje que fabrica pobres…  La gente ha perdido la esperanza. Nos hemos vuelto más cínicos. Todas las utopías que se han pretendido poner en práctica, han engendrado distopías. Por ello, mucho me temo, el único progreso que la gente espera es que el próximo teléfono inteligente sea más barato y resistente.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias