¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

¿Celebrar vs. Conmemorar?

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 6 De Julio, 2019 · 09:48 am
¿Celebrar vs. Conmemorar?
AMLOFEST, el presidente Andrés Manuel López Obrador en el evento para celebrar un año de su victoria electoral / Reuters

Abrimos la semana con el evento en la plaza mayor de la Ciudad de México, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró su apabullante triunfo, justamente un año antes: 1º. Julio 2018. Ahí estaban parte de sus simpatizantes, del electorado que votó por él. Era celebración y conmemoración, es decir festejo y recuerdo de lo que prometió, de aquello con lo que se comprometió en campaña y, aquella noche en que celebraba su victoria en esa misma plaza pública.

Los detractores dijeron que no había nada que celebrar, que no hay avances, que el país no crece, la violencia aumenta, el desempleo alcanza cifras sin precedentes. Es decir, que estamos peor que antes. ¿Es verdad esta visión?. Lo que nos falta es entrar al fondo de las causas, esa arraizada ideología que nos advierte enojo y descontento: la desigualdad, la que creemos natural y necesaria para crecer.

Recordemos para conmemorar: Andrés Manuel López Obrador, en 2018 ganó justamente por esa insoportable, intolerable, inconmensurable desigualdad social, cultural, económica y educativa que vive el país completo. Donde los eje son la corrupción, la violencia y la inequidad. Factores que en el último siglo se han convertido en los modos y medios para celebrar y congratularnos de las desigualdades, para alcanzar el bienestar y distinguirnos de los otros.

El diagnóstico de la situación del país nos indica que prevalece una enorme desigualdad económica y social con elevados niveles de pobreza e incluso de pobreza extrema y riqueza extrema por corrupción en muchos de los casos. Eso no es para celebrar. Aunque la práctica social en los últimos años ha sido la impunidad, la parálisis y la simulación como forma de estabilidad, lo que muchos celebraban y otros extrañan.

Hasta aquí no hay novedad. Sabemos y desconocemos a su vez, las profundas maquinarias que han operado en las esferas políticas para saquear, corromper y enriquecerse de forma ilícita y a costa del erario público y la impunidad. Los acostumbrados a estas formas de hacer riqueza y política creen que las nuevas formas son populistas y autoritarias, no quieren que sus formas y estrategias de antaño se desmantelen, porque el país es para los osados y no los abusados.

La Justicia y el Estado de Derecho han operado como una maquinaria para que México sea el país con mayor impunidad y corrupción. Las élites consideran que es por derecho propio y conquistado su terreno y que eso no debe cambiar, sino crece la economía en igualdad es porque los otros no son chingones o no saben robar. Son los listos, los que no votaron por AMLO, los inteligentes los que no celebran, no festejan, los que salen a marchar para que renuncie el presidente; los contrarios son los jodidos, los populosos, los ignorantes, los morenos.

En el fondo, lo que se ha evidenciado es el origen de nuestros miedos: la discriminación como estilo, forma y pensamiento mexicano. No queremos pensar en la equidad, hemos sido educados a dividirnos, a diferenciarnos por sexos, raza, clase social y ahora política.

Celebremos la alternancia, conmemoremos la lucha frontal de la corrupción y exijamos desde ese principio de desacuerdo, el cumplimiento del Estado de Derecho, la Justicia y el Desarrollo Equitativo para la sociedad que nos urge que opere. El tiempo actual nos demanda un ejercicio autocrítico de esas viejas prácticas discriminatorias que tanto daño nos han causado y el motivo para lo que ahora vivimos y enfrentamos: nos sentimos ajenos unos mexicanos de otros. El divisionismo no permitirá construir. No olvidemos lo que nos pasó y nos hizo llegar hasta este sitio. Sólo así podremos construir una nueva cultura política y social de cual celebrar, por ahora recordemos lo vivido para cambiar y no repetir fórmulas que nos han dañado. Quizá así podamos mañana conmemorar.

Abramos la discusión: @salmazan71