noviembre 29, 2021
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Busca la NASA desviar asteroide en misión de 'defensa planetaria'

Se busca que el impacto cinético de DART demuestre que una nave espacial puede navegar de forma autónoma hasta un asteroide e impactarlo intencionalmente.

Arturo Barba
Busca la NASA desviar asteroide en misión de 'defensa planetaria'
Países cuentan con sistemas de vigilancia del espacio que se dedican a observar los objetos cercanos a la Tierra / Cortesía NASA/Johns Hopkins APL

El próximo 23 de noviembre será lanzada la primera misión de prueba de una tecnología de defensa planetaria llamada DART acrónimo en inglés de Prueba de Redireccionamiento Doble de Asteroides, de la NASA. Consiste en enviar una nave espacial a impactarse contra un pequeño asteroide llamado Dimorphos, de tan solo 160 metros de diámetro, con el objetivo de desviar su trayectoria y cambiar ligeramente su órbita.

Dimorphos gira alrededor de otro asteroide llamado Didymos, de 780 metros de diámetro, y ninguno de ellos representa una amenaza para la Tierra, pero lo que se busca es que el impacto cinético de DART demuestre que una nave espacial puede navegar de forma autónoma hasta un asteroide e impactarlo intencionalmente para tratar de desviar su trayectoria. Esto permitirá mejorar las capacidades para preparar la defensa contra un asteroide que represente una amenaza a la vida en la Tierra.

Ilustración de la nave DART de la NASA y el satélite LICIACube de la Agencia Espacial Italiana, diseñada para capturar imágenes de la nave DART al impactarse en el asteroide Dimorphos. Imagen cortesía de: NASA/Johns Hopkins APL

DART será lanzado al espacio por la empresa privada SpaceX en un cohete Falcon 9, el 23 de noviembre, desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg, California. Después de separarse del vehículo de lanzamiento viajará más de un año para interceptar a Dimorphos a fines de septiembre de 2022; en ese momento el asteroide se encontrará a 11 millones de kilómetros de la Tierra, lo que permitirá realizar observaciones con telescopios y radares terrestres para medir el cambio en su órbita como consecuencia del impacto.

“DART será la primera demostración de la técnica del impactador cinético en la que una nave espacial choca deliberadamente con un asteroide a alta velocidad para cambiar el movimiento del asteroide en el espacio”, dijo Lindley Johnson, jefe de la Oficina de Defensa Planetaria de la NASA. “Se cree que esta técnica es el enfoque tecnológicamente más maduro para mitigar un asteroide potencialmente peligroso, y ayudará a los expertos en defensa planetaria a refinar los modelos informáticos del impactador cinético de asteroides, dando una idea de cómo podríamos desviar objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos en el futuro”.

Ilustración de la misión DART de la NASA que busca probar la tecnología de impacto cinético para desviar la trayectoria de un asteroide. La nave espacial se impactará contra Dimorphos, de 160 metros de diámetro, que orbita a otro asteroide llamado Didymos, de 780 metros de diámetro. Imagen cortesía de: NASA/Johns Hopkins APL

La nave espacial fue construida por el Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins de la NASA a lo largo de año y medio, con diversas tecnologías como un sistema de propulsión de iones NEXT-C que fue diseñado para mejorar el rendimiento y la eficiencia del combustible para misiones en el espacio profundo, y una antena plana de alta ganancia ranurada para una comunicación más eficiente entre la Tierra y la nave.

También cuenta con un sofisticado software de navegación autónoma, una cámara a bordo llamada DRACO (su único instrumento), sus dos paneles solares desplegables de 8 metros de largo cada uno, y el minisatélite LICIACube, de la Agencia Espacial Italiana, diseñada para capturar imágenes de la nave DART al momento de impactarse y de las secuelas inmediatas.

Esta es la primera misión dedicada a investigar y demostrar un método de deflexión de asteroides al cambiar su movimiento en el espacio a través del impacto cinético. A una velocidad de 24 mil kilómetros por hora DART dará “un pequeño golpe” que cambiará la velocidad y trayectoria del asteroide en una fracción del uno por ciento, pero esto modificará su período orbital en varios minutos, lo suficiente para ser observado y medido desde la Tierra.

La efectividad de este enfoque de mitigación será puesta a prueba y permitirá analizar la precisión de las simulaciones por computadora para saber qué tan bien reflejan el comportamiento de un asteroide real al intentar desviarlo. Con los resultados, los investigadores planean realizar otras pruebas futuras para mejorar la tecnología. “No queremos encontrarnos con la situación de que un asteroide se dirija hacia la Tierra y sea en ese momento cuando tengamos que probar esta técnica por primera vez”, señaló Lindley Johnson.

Tanto Estados Unidos como Rusia, China y otros países cuentan con sistemas de vigilancia del espacio que se dedican a observar los objetos cercanos a la Tierra que podrían representar un riesgo para la vida en el planeta como asteroides, cometas y otros objetos cósmicos. Se sabe que el impacto de estos objetos pueden causar extinciones masivas, como la ocurrida hace 65 millones de años, cuando un asteroide de 20 kilómetros de diámetro se impactó en lo que hoy es la península de Yucatán y ocasionó extinciones masivas que terminó abruptamente con la era de los dinosaurios.

Este escenario se puede presentar nuevamente, de hecho, científicos de varias partes del mundo han señalado en diversos estudios, como el elaborado por la Fundación Global de Desafíos llamado informe sobre los Riesgos Catastróficos Globales que enfrenta la humanidad, donde afirman que el impacto de un asteroide de más de 10 kilómetros de diámetro ocupa el quinto lugar de riesgo para la humanidad.

Este es un peligro latente por los grandes asteroides que orbitan en el Sistema Solar. Tan solo el impacto de cualquiera que sea mayor a 1 km de diámetro expulsaría suficientes partículas a la atmósfera como para impedir la entrada del sol durante varios meses, generando el equivalente a un invierno nuclear que destruiría los ecosistemas y la agricultura mundiales. Esto podría causar hambruna y la muerte de miles de millones de personas.

DART será la prueba de una técnica de “defensa planetaria” contra objetos cercanos a la Tierra, que pueden ser potencialmente peligrosos para la vida en la Tierra. Cualquier asteroide, cometa u objeto mayor a un kilómetro puede poner en riesgo a la humanidad, en caso de impactarse con el planeta. Imagen cortesía de: NASA/Johns Hopkins APL.

El Programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés), de la Defensa Planetaria de la NASA, se dedica a encontrar, rastrear y caracterizar estos objetos NEO mayores a los 140 metros de diámetro que se encuentran en el Sistema Solar. Se calcula que hay alrededor de 25 mil objetos de este tamaño o mayores, de los cuales solo se ha identificado al 50% de ellos.

El 15% de los asteroides que se han identificado hasta ahora están compuestos por sistemas binarios, como es el caso de Didymos y su “luna” Dimorphos; o por sistemas múltiples en los que hay más de tres asteroides involucrados que viajan juntos.

Si bien hasta ahora no se conoce ningún asteroide de más de 140 metros que tenga una probabilidad significativa de golpear la Tierra durante los próximos 100 años, el 50% de los NEO desconocidos representan un riesgo real y latente. De hecho, ha ocurrido en varias ocasiones que los objetos son detectados una vez que han pasado cerca de la Tierra.

Desde hace algunos años, en películas de ciencia ficción como Impacto Profundo o Armagedon se han planteado escenarios ficticios para enfrentar este riesgo latente, pero hasta ahora en el mundo real no existen las tecnologías necesarias para enfrentar este problema, de ahí la importancia de DART.

Comentarios y sugerencias: @abanav / abanav@gmail.com y sapiensideas.com

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias