¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Breve historia sedienta

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 14 De Junio, 2020 · 09:12 am
Breve historia sedienta
¿Cuál es la bebida preferida de los jóvenes mexicanos?

Empecemos con una bebida suave. ¿Les gusta el té? Aunque los mexicanos coloquialmente decimos “té de manzanilla” o “té de hierbabuena”, en realidad deberíamos llamarles tisana o infusiones. Propiamente hablando, té es la infusión de las hojas de la planta del té, Camellia sinensis. Eso sí, existen muchas variedades de esta bebida: té blanco, verde, negro, azul. ¿Les gusta la bergamota? No se me asusten… Es una fruta cítrica muy aromática. Les cuento la historia.

Al segundo Earl, conde, de Grey, Charles Grey (1764-1845), le encantaba el té. Hombre pudiente, ordenó desde China una importante cantidad de té que esperaba ansioso; tiempos aquellos en que no había Amazon. Pero el barco en el que viajaba su té, se enfrentó con una fuerte tempestad.  La tormenta provocó un desastre en la bodega y un aceite de bergamota se derramó sobre las hojas de té del conde. Cuando la embarcación llegó a Inglaterra, el conde prefirió probar el té impregnado de bergamota antes que dar la carga por perdida. El té era caro. Y qué bueno, porque el resultado fue extraordinario. Pronto, muchos empezaron a pedir el “té del Earl Grey”.

Ahora empecemos con lo fuerte. ¿Conocen el origen del nombre del cóctel Margarita? Dicen que nació en 1934, en la ciudad de Tehuacán, Puebla. En el Gran Hotel Garci-Crespo trabajaba como cantinero, hoy se dice bartender, Daniel Negrete Covarrubias. Allí conoció a Margarita Orozco, heredera de cafetales y plantíos de cacao en Veracruz. Un buen día, Margarita le pidió a Daniel que le preparara una bebida con sal, porque le encantaba el sabor. Entonces, Daniel tomó un shaker, le puso hielo, exprimió unos limones, le echó tequila y un poco de Cointreau y lo mezcló todo. Pero lo bueno vendría después. Tomó una copa champañera, humedeció los bordes con limón y los baño de sal. Después vació el contenido en la copa y se la ofreció a Margarita. Un sorbo fue suficiente para que quedara fascinada. “¿Cómo se llama?”, le preguntó Margarita. Daniel le contestó “¿Cómo se va a llamar? Pues como tú: Margarita”. Y yo, que soy un conservador, me resisto a llamar “margarita” a esos raspados de frutas con tequila que hoy están tan de moda.

Después de la cerveza, ¿cuál es la bebida preferida de los jóvenes mexicanos? En 1898, Estados Unidos le declaró la guerra a España. Los españoles fueron derrotados y perdieron buena parte de lo que les quedaba de su imperio colonial: Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam. Los cubanos, que llevaban años luchando por su independencia, creyeron ingenuamente que los estadounidenses habían llegado para liberarlos. Sí, cómo no. Los territorios españoles pasaron ser dominados por Estados Unidos.

En este contexto surgió el cóctel Cuba Libre. Cuentan que un militar yanqui se encontraba en un bar de Cuba. Para mitigar el calor, el militar pidió una mezcla inusual: refresco de cola, el invento estadounidense que había llegado a la isla; ron, el legendario destilado cubano, y un poco de limón. Quedó fascinado. Dicen que fue entonces que exclamó con entusiasmos “¡Por Cuba Libre!”. Qué ironía.

¿Qué tal la cruda? El mejor remedio, obvio, es no excederse. Pero si se les pasó la mano, les dejó otro remedio: un Bloody Mary bien frío. Vodka, juego de tomate, sal, pimienta, salsa inglesa, salsa Tabasco, jugo de limón y hielo. Algunos dicen que el nombre del cóctel refiere a María I de Inglaterra, más conocida como María Tudor. Esta reina inglesa intentó echar para atrás las reformas religiosas introducidas por su padre, Enrique VIII. Para conseguir este propósito, la reina María no dudó en enviar a la hoguera a quienes se negaban renegar de su fe.  Por ello es conocida como Bloody Mary o María la sanguinaria.

No obstante, el origen del nombre parece ser más pedestre. El creador de esta bebida fue Fernand Petiot en el Harry’s New York Bar de París en 1921.  Dos clientes le sugirieron a Fernand llamar al coctel “Bloody Mary” porque les recordaba un club en Chicago llamado “Bucket of Blood” y a una chica llamada Mary.

¿Y cuál es su coctel favorito? Yo prefiero lo más simple, whisky soda.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias