¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Béisbol para todos

De la tinta de Sergio Almazán

Héctor Zagal Domingo 26 De Agosto, 2018 · 08:13 am
Béisbol para todos
Foto: Ilustración

Aunque los chilangos pensemos que el fútbol es el único deporte que se practica en México, la verdad es que el beisbol tiene muchos aficionados en el norte, noreste y sureste del país; entre ellos, ni más ni menos, está el presidente electo. Andrés Manuel, como muchos tabasqueños, es un aficionado al beisbol. Y aunque soy poco ducho en política del deporte, entiendo que el próximo sexenio el beisbol será una de las prioridades del nuevo gobierno. Y les confeso que me da igual si la prioridad es el beisbol, la esgrima o el nado sincronizado. Lo importante, digo yo, es prevenir la diabetes, que es el jinete de apocalipsis que mata miles de mexicanos. Como dice el anuncio aquél, ¡muévete!

El rey de los deportes, como muchos le dicen, tiene antecedentes que pueden llevarnos a Mesopotamia y a Egipto. A los seres humanos nos gusta pegarle a las cosas con un palo. Si no me creen, préstenle un palo de escoba a un niño de dos años y ya me dirán.

Sin embargo, hay una enorme diferencia entre pegar con una vara y jugar beisbol. Hay registros del siglo XIV en Inglaterra de juegos en que el objetivo es pegarle a una pelota con un palo. Eran conocidos como “bat-and-ball”. Una variedad de ellos era el “Stool ball” Se jugaba con dos personas: un lanzador y un bateador. Cada uno de ellos tenía una zona determinada del campo: Home para el bateador y Base para el lanzador. La primera consistía en un objeto grande como un tronco o una silla; la segunda solo era una marca en el suelo hecha con una rama o una piedra. El lanzador intentaba golpear Home con una mientras que el bateador intentaba defenderla con un palo. Si el bateador atinaba a la pelota podía correr hasta la Base del lanzador y volver a su sitio (Home). Si lo conseguía, antes de que el lanzador lanzara la pelota de nuevo y atinara al tronco o silla entonces anotaba una carrera.

Siglos después, para ser exacto en 1749, hay registros de un juego muy parecido al beisbol. Los protagonistas eran nada más y nada menos que el príncipe de Gales y el Conde de Middlesex. Y a pesar del pésimo clima que hacía, los nobles no dejaron de jugar y siguieron la reta durante horas.

En México, los registros datan del siglo XIX. Hay varias leyendas que explican cómo llegó ese deporte a México. La primera de ellas es pintoresca. Según cuentan, a mediados de 1847, soldados invasores norteamericanos que se encontraban por Veracruz jugaron el primer encuentro de béisbol en México; aunque eso sí, con un bate bastante especial: la pata de palo que usaba Santa Anna. Pero la leyenda es falsa. La otra cuenta que el béisbol en México nació en el puerto de Guaymas, Sonora. Allí los marineros del barco estadounidense Montana aprovecharon para pisar tierra y echarse un partidito en 1877. No obstante, los historiadores de este deporte, cuestionan esta afirmación y sostienen que ya se jugaba beisbol en Sonora desde 1867.

Otra propone a Nuevo Laredo, Tamaulipas como lugar del nacimiento del beisbol en nuestro país. Según cuentan, durante la construcción del ferrocarril en ese estado, el norteamericano que dirigía las obras, inició a los otros trabajadores mexicanos en el juego. Así, para 1877, ya había equipos que se enfrentaban entre sí e incluso, dicen que llegaron a jugar contra equipos norteamericanos aprovechando la cercanía con la frontera.

Pero en la Ciudad de México, el beisbol está de capa caída desde que el parque del Seguro Social, allá por el viaducto, fue convertido en centro comercial. Sigue habiendo ligas y aficionados, pero tal parece que el futbol le va ganando la partida al rey de los deportes. Es mucho más fácil echar una cascarita en el patio de la escuela durante el recreo, que jugar el beisbol. ¿O no? Yo, como ya no estoy en edad de jugar deportes de equipo, me contento con practicar la bicicleta estática mientras leo una novela. Lo importante, me dice mi médico, es mantener los triglicéridos y la glucosa bajos. ¿Ustedes qué opinan?

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!
@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias