¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Batalla por la dirigencia de Morena

De la tinta de Arturo Espinosa Silis

Arturo Espinosa Silis Miércoles 6 De Noviembre, 2019 · 11:45 am
Batalla por la dirigencia de Morena
La elección por la dirigencia nacional de Morena probablemente es la madre de todas las batallas electorales de este año en México / Foto Especial

La elección por la dirigencia nacional de Morena probablemente es la madre de todas las batallas electorales de este año en México, pues está en juego quién encabezará la principal fuerza política de cara a las elecciones de 2021 y de paso, quién administrará los más de 1,700 millones de pesos en financiamiento y prerrogativas (el presupuesto partidista más alto de la historia) a los que tendrán acceso en 2020 si no se reduce el financiamiento al 50% como se ha propuesto.

Morena es el partido más joven del espectro político actual y también el que ha tenido el crecimiento más vertiginoso en la historia reciente de la democracia mexicana. Además, todo parece indicar que su potencial aún no se agota, pues según encuestas prematuras sobre las elecciones federales y locales de 2021, Morena es el partido que con la mayor preferencia entre la ciudadanía.

El problema de Morena es que, desde el principio, más que ser un partido político se conformó como un conjunto de figuras y grupos políticos diversos, aglutinados en torno al liderazgo político y unipersonal de Andrés Manuel López Obrador. El capital político del tabasqueño es la mayor fuerza y el principal impulso del partido, y hasta hace poco todas las decisiones del partido habían sido tomadas por él. Por eso, ahora que el fundador del partido ha tomado distancia de este para ocuparse de la Presidencia de la República, los liderazgos que en su momento se agruparon entrono a su figura buscan tener vida propia y la  forma de hacerlo es ocupando la dirigencia nacional y con ello el control del partido, su presupuesto y probablemente una buena parte de las candidaturas de 2021.

A este complicado escenario se suma la sentencia emitida la semana pasada por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial en la que se invalidó el proceso de selección de la dirigencia nacional y se ordenó reponerlo. Esto obliga a que el Consejo Nacional del partido vuelva a convocar a la elección de la dirigencia nacional y establezca desde el principio el mecanismo de elección, lo que incluye si se va a usar el padrón de militantes que tanto se ha cuestionado o no.

Lo que estamos viendo en Morena no es extraño, los partidos políticos en México suelen tener muchas complicaciones para hacer elecciones democráticas para la selección de dirigencias o candidaturas, el PRD ha sido el peor ejemplo para ello. La generalidad en sus procesos de renovación de dirigencia fue que estos terminan en sillazos o en tribunales, y cuando se llegó a alcanzar un acuerdo estos no duraban más de un año. En este caso, lo que preocupa es que el principal partido político del país y que se perfila para ser una fuerza política mayoritaria por los próximos años, desde ahora empiece con problemas internos que los dividan y lo debiliten, sin duda otra mala señal para la democracia mexicana, especialmente cuando tampoco se ve que la oposición se esté articulando para ser un auténtico contrapeso.