¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

América

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 13 De Octubre, 2019 · 10:15 am
América
El viaje de Cristóbal Colón cambió la historia y estaba impulsado por un interés económico - Ilustrativa

Cuando yo era niño, el 12 de octubre se conocía como el “Día de la Raza” y teníamos que hacer una monografía sobre la salida de Cristóbal Colón (1451-1506) desde Puerto de Palos, España, el 3 de agosto de 1492. Al mando de la nao Santa María y las carabelas la Pinta y la Niña, Colón estaba decidido a encontrar una nueva ruta hacia las Indias. Hoy, la fecha no se conmemora y el monumento que Colón tiene en Reforma, CDMX, aparece todo pintarreajado.

El viaje de Colón cambió la historia y estaba impulsado por un interés económico. Después de la caída de Constantinopla a manos de los turcos otomanos en 1453, fue necesario buscar vías de comercio alternas a las ruta de la seda y las especies. Los portugueses exploraban la ruta que rodeaba el continente africano para llegar hacia la India. Pero Colón creía que podía llegarse a Cipango, como Marco Polo se refería a Japón, navegando hacia el oeste. Seguramente Colón tuvo conocimiento de los informes del matemático Tosacanelli, quien trazó un mapa con el trayecto a seguir desde Lisboa hasta el continente asiático.

Colón presentó su proyecto para una nueva ruta comercial a Juan II de Portugal, quien terminó rechazándolo. Entonces buscó el patrocinio de los vecinos reinos de Castilla. Con el apoyo de algunos frailes y del confesor de Isabel I, Colón pudo presentar su proyecto a los Reyes Católicos. El resultado de las negociaciones fueron las Capitulaciones de Santa Fe, según las cuales Colón sería almirante y virrey en todas las tierras que descubriese, entre otras ganancias.

Para el siglo XV, la creencia de que la Tierra era plana y que allende a sus límites existían terribles peligros, era aún muy popular. Sólo algunos matemáticos, astrónomos y navegantes experimentados, confiaban en que la Tierra era redonda. Colón era uno de ellos, pero resultó que sus cálculos sobre la circunferencia de la Tierra estaban errados. La verdad es que Cristobal Colón cometió muchos errores de cálculo y se salvó de morir de hambre en alta mar por mera casualidad  Colón no llegó a las Indias, aunque se aferró a afirmar que sí hasta el final de sus días.

Lo interesante es por qué nuestro continente se llama América. El nombre refiere a Américo Vespucio (1454-1512). Ahora, ¿qué lo hizo merecedor de nombrar un continente en su honor? No fue el primer europeo en llegar a América. De acuerdo con las sagas vikingas, Leif Erikson (c.970-c.1020) habría sido el primer explorador europeo en llegar a América del Norte. De acuerdo con estas sagas, Leif llegó a Vinlandia, probablemente la Isla de Terranova en Canadá, alrededor del año 1000.

Vespucio tampoco llegó antes que Cristóbal Colón. Américo Vespucio, explorador y cosmógrafo florentino, viajó hacia el Nuevo Mundo varios años después de la llegada de Colón a América en 1492. ¿Él mismo nombró así al continente? Aunque no es una personaje que se distinga por ser modesto, no fue él quien nombró América al Nuevo Mundo. ¿Cuál fue la genialidad de Vespucio? Escribir. Las cartas de Vespucio describían con gran detalle, aunque no fielmente, todo lo que vio en sus viajes y los territorios que  conoció. En su obra “Mundus Novus”, publicada en 1503, describe que las tierras que exploró no eran islas, sino tierra firme continental. Gracias a esto, el cartógrafo Martin Waldseemüller llama América en su mapa “Universalis Cosmographia” al territorio descrito por Vespucio.

La idea de un continente tampoco formaba parte de la división geográfica de los pueblos originarios de América. Aunque algunos han querido ver en el nombre “Abya Yala” el título oficial con el que deberíamos nombrar el continente americano, en realidad no existe ningún tipo de documentación que pruebe que era usado con la intención de nombrar un continente. En todo caso, señalaba algunos territorios de América del Sur. Actualmente se usa el nombre Abya Yala para resaltar la colonización europea y el olvido del pensamiento de los pueblos originarios.

Al final, los europeos conquistaron estas tierras, cometiendo verdaderos genocidios que repetirían en Asia y, sobre todo, en África.

Sapere aude

@hzagal