¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Adiós Tenochtitlán

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 15 De Agosto, 2020 · 07:00 am
Adiós Tenochtitlán
El 13 de agosto de 1521 cayó México–Tenochtitlán en manos de los españoles - Foto: Ilustración

Era el 13 de agosto de 1521 cuando Cuauhtémoc –último de los tlatoanis mexicas­–   entregó la capital del imperio mesoamericano más importante en su momento: Tenochtitlán, a los españoles.  Tras la decisión de rendición, no sólo caída la enorme ciudad que Moctezuma II había planeado, nacía una nueva ciudad, una nueva lengua y el mestizaje, es decir, se conformaba otro modo de ver, comprender, habitar y ser. Quedaba atrás lo indígena como supremacía, tampoco era sólo europeo, nacía lo mexicano.

De aquella lucha de fuerzas mexicas- españolas-tlaxcaltecas, nació hace 499 años una nueva civilización que cambió la historia, idiosincrasia y cultura, la lengua y la identidad americana para nacer lo hispanoamericano. Hasta ese siglo XVI ningún acontecimiento fue tan relevante y trascendente como el encuentro de ambas sociedades. De aquello somos resultado. El simbólico momento de reconocimiento entre Moctezuma y Cortés en 1519 hasta la caída de la ciudad mexica pasaron 16 meses entre alianzas, traiciones, luchas, violencia, derrotas, huidas, muertes, encuentros y desencuentros entre ambos ejércitos que defendieron su ideal.

Son casi cinco siglos de distancia, México ha vivido grandes transformaciones desde su independencia en 1821. Hoy el gobierno actual busca trascender a la memoria, así como algunos de los luchadores sociales que dieron un nuevo brío a los tiempos de intervencionismo o rebeldías. Pero hoy la dolorosa desigualdad nace desde el interior de nuestros gobiernos, de nuestra sociedad que se ha enfrentado al divisionismo, la inequidad y el desconocimiento del otro.

La corrupción rampante, impune y vergonzosa que prevalece entre todos los sectores sociales y servidores públicos nos hizo ser inmunes a la justicia, indolentes a la desigualdad, indiferentes a los altos índices de abuso a nombre de la autoridad. Nos molesta que se descomponga ese modo de ser, nos escandalizan las auditorías, no queremos que se muevan las cosas y castigamos que no se actúe con impunemente. Sectores de la sociedad no quieren que se ventilen todos los modos y esquemas de corrupción de los que han salido beneficiados muchos mexicanos a nombre de su poder y forma social.

Ante la historia que se quiere escribir y contar, de trascendencia y cambio necesitamos recuperar el discurso de los sucesos que han sido parteaguas. Estamos viviendo la antesala de una conmemoración de quinientos años que marcó un antes y después de la civilización indígena mesoamericana a la mexicana-hispanoamericana. Implica ante todo, una revisión histórica, para entender y trazar el papel que México desea tener ante los nuevos tiempos: frente a la democracia, la equidad, la justicia, el desarrollo social, la seguridad y la cultura. ¿Cómo queremos ser vistos entre nosotros y al exterior?

Las crisis derivadas por la pandemia, pone frente a nosotros una nueva oportunidad de justicia y legalidad, de atención y responsabilidad personal y colectiva. Reducir la brecha vergonzosa que hay en los sectores sociales, evidenciados por el sistema de Salud nacional, las formas laborales y la fragilidad del sistema económico del Estado para crear condiciones de reducción de efectos ante una adversidad como la que vivimos hoy día. Para ello necesitamos reconciliarnos con nuestra historia, acortar la brecha grotesca e injusta de desigualdad y aplicar la ley. ¿Estaremos listos para dar ese salto cultural y social?

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias