¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

500 años después…

De la tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán Sábado 23 De Febrero, 2019 · 10:06 am
500 años después…
El pasado 21 de febrero se cumplieron 500 años de la llegada de Hernán Cortés a México, escribe hoy Sergio Almazán

El pasado 21 de febrero se cumplieron 500 años en que Hernán Cortés arribó a la isla de Cozumel,  un suceso que marca la historia de lo que ahora somos. México y España no fueron lo mismo a partir de aquel momento. Era 1519, los primeros días de febrero cuando medio millar de hombres y algunos perros habían partido de la isla de Cuba dirigidos por Cortés, Pedro de Alvarado, Alonso de Ávila, Diego de Ordás, Gonzalo de Sandoval, Francisco de Saucedo entre otros que impulsados por los vientos procedentes del Atlántico que golpean las islas del Caribe y que soplan en dirección a las aguas de las corrientes del Golfo partieron en el tercer intento de los peninsulares por dominar el norte del continente… El suceso queda en los anales históricos de Hispanoamérica. La noticia, quinientos años más tarde, nos obliga a mirarnos de frente: México-España/España-México.

Pasó sin ruido la fecha, las dependencias encargadas de la cultura, la educación y la historia en nuestro país ignoraron o quizá desconozcan la fecha y el suceso –como ya nos hicieron saber con la confusión ocurrida con el calendario cívico del pasado 5 de febrero-. Lamentable que un suceso que marcó el nuevo destino de México y España, que nos debería estar generando literatura, seminarios, encuentros internacionales, spots mediáticos con pequeñas notas y publicidad hablando y promoviendo el suceso histórico, ni un tuit mereció la fecha por parte de Frausto, Taibo, Prieto, Moctezuma, ni siquiera del López Obrador o Müller. Somos hoy lo que pasó hace 500 años. Es el origen de nuestro mestizaje en todos los sentidos.

En aquellos días en que Cortés y su tripulación desembarcaron en Cozumel, aquel febrero de 1519 supo de Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar quienes casi una década atrás habían probado suerte, quedando prisioneros y quemado las naves para vivir entre los mayas. Fue ese 1519 cuando Cortés conoció a Malitzin a quien nombró Marina, su traductora, su lengua, su mujer, la que le dio un hijo: Martín Cortés. Fue aquel 1519 de la Batalla de Centla donde salieron victoriosos los españoles. Fue ese febrero de hace quinientos años cuando Cortés y su ejército dieron cuenta que los indígenas mayas temían a la pólvora como a los caballos. Fue ese 1519 meses más tarde que Moctezuma y Cortés se vieron a los ojos por primera vez, y nada fue igual después de ese cruce de miradas.

Es decir, que estamos ante una fecha definitoria en la historia de lo que hoy somos,  desde aquel 1519 en que todo pasó y todo cambió, la sociedad, la raza, la sangre, la lengua, la civilización, la ciudad fue otra, vino todo y a la vez otra cultura, una forma de ser de lo que ahora somos. ¿No son suficientes motivos para que se hable, se difunda, se analice y se estudie qué pasó y qué somos después de ello?…

Nada ni nadie: ni a la actual secretaria de cultura que prefiere comprar a empresas fantasmas petates, cambiar el onomástico, o desdeñar las efemérides. Ni al director del Fondo de Cultura Económica quien está más empeñado en hacer creer que está promoviendo la accesibilidad a la lectura a los mexicanos, sacando de las bodegas libros que ya de por sí eran económicos y sin interés para los lectores. Al INAH –que por cierto cumple 80 años este 2019– monta una exposición sobre el Chimali y el día de la inauguración olvida ponerle cédulas a los más de 300 objetos que expone.  ¿Es así la 4º Transformación que se refieren, buscan y ansían que pase a la historia?… Estamos cumpliendo 500 años de la historia que comenzó en Cozumel, siguió en San Juan de Ulúa y remató en la calzada prehispánica de  Iztapalapa. El año definitivo para todo lo que nos pasó después. ¿No es suficiente para que las autoridades se pongan a trabajar y nos inviten a reflexionar sobre ello?

Abramos la discusión: @salmazan71