¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

5 metidas de pata en la historia

De la tinta de Héctor Zagal

Héctor Zagal Domingo 31 De Mayo, 2020 · 11:19 am
5 metidas de pata en la historia
Dicen que “errar es humano”. El problema es que algunos errores cuestan caros, especialmente si uno es gobernante. Basta mirar a la historia / Ilustrativa

Dicen que “errar es humano”. El problema es que algunos errores cuestan caros, especialmente si uno es gobernante. Basta mirar a la historia, para quedar sorprendido con la cantidad de metidas de pata de reyes, generales y políticos.

¿Y por qué nos equivocamos? Bueno, la Biblia dice que “el número de necios es infinito”. Pero eso no es una explicación, sino la constatación de un hecho. Nos equivocamos al decidir, porque nos faltan datos, porque tenemos datos imprecisos o, peor aún, o porque rechazamos los datos que nos disgustan. La arrogancia y las emociones desbordadas boicotean la objetividad. Ignorancia, pasiones y soberbia son causas de nuestros errores prácticos.

Aquí les comparto mi Top 5 de estos errores en la historia.

5.- Empecemos con una metida de pata local. Cuando Moctezuma se enteró de la llegada de hombres extraños en las costas de Veracruz, mandó una comitiva acompañada de espléndidos regalos de oro y la muy formal petición de retirada. Esto, claro, no detuvo el avance de los españoles. Cuando entraron a Tenochtitlán, Moctezuma les mostró la ciudad, les dio más presentes y los alojó en el palacio de Axayácatl. Este fue un grave error, pues este palacio se guardaba el tesoro del tlatoani. Los españoles descubrieron las riquezas y hasta allí llegó todo. Los españoles tomaron preso a Moctezuma y lo obligaron a declararse vasallo del rey de España. ¿Por qué Moctezuma los alojó en aposentos reales? ¿Por qué tan cerca del tesoro? Moraleja: no invites a tu casa a desconocidos.

4.- Corría el año de 1791 y la monarquía francesa estaba en filo de la navaja. Luis XVI y su familia decidieron huir del “arresto domiciliario” en el que se encontraban en el Palacio de las Tullerías, en el centro de París. Su objetivo era llegar a Montmédy, cerca de la actual frontera con Bélgica,  entonces posesión austríaca. Una vez fuera de Francia, Luis XVI pensaba actuar contra la Revolución. Huyeron de incógnito junto con sus hijos y algunos sirvientes. Si todo salía bien, les tomaría menos de un día llegar a la frontera. Pero, cuenta la leyenda, Luis XVI quiso darle gusto al gusto y pidió que el carruaje se detuviera en el pueblo de Varennes para que pudieran deleitarse con las deliciosas manitas de cerdo que se preparaban en ese pueblo. Eso no es del todo exacto. Lo que sí es verdad es que aceptó una invitación a cenar, una trampa. Parece que ya les habían echado el ojo desde un pueblo atrás y planearon retrasar al rey, aprovechándose de la glotonería del monarca. El resto de la historia es bien conocida. Fueron detenidos, obligados a volver a París, y el rey y la reina acabarían en la guillotina. Moraleja: Si llevas prisa, carga con una Box Lunch.

3.- Para 1835, los estadounidenses que se habían instalado en Texas, exentos del pago de impuestos y sin haber pagado por la tierra, decidieron independizarse.  En 1836, Santa Anna fue a Texas a poner orden. Ganó en  el Álamo. Tras esta victoria, le siguió una cruenta derrota el 21 de abril: la batalla de San Jacinto.  Santa Anna, que estaba tomando la siesta, intentó escapar, pero fue capturado y llevado ante Samuel Houston. Se encontraba en una encrucijada: ordenaba la retirada de las tropas mexicanas y reconocía la independencia de Texas o iba a parar a la horca. Santa Anna ordenó a sus hombres, que eran cuatro veces más que los hombres de Houston, que se replegaran. Aquí el error. ¿Por qué los oficiales mexicanos siguieron las órdenes de un general capturado? Un principio elemental de la disciplina militar es que nunca se siguen las órdenes de un superior en manos del enemigo. Moraleja: no te duermas en horas de trabajo.

2.- El 16 de enero de 1917, Arthur Zimmermann, ministro de Asuntos Exteriores del Imperio alemán, envió un telegrama al embajador alemán en México, Heinrich von Eckardt. Era una invitación a México para unirse al bando alemán y ayudarlos a mantener a Estados Unidos fuera de la guerra. A cambio de esto, Alemania se comprometía a ofrecer a México para que recuperara los territorios perdidos por el Tratado de Guadalupe-Hidalgo. La inteligencia británcia interceptó y descifró el telegrama. Para evitar dar a conocer que espiaban las líneas telegráficas norteamericanas, el sistema de espionaje británico contactó a un agente en México para que robara una copia del telegrama y así poder entregárselo al presidente estadounidense. Carranza, entonces presidente de México, sensatamente declinó la oferta alemana. Cuando la Casa Blanca leyó el telegrama, enfureció. El telegrama Zimmermann fue uno de los motivos que precipitó la entrada de Estados Unidos a la guerra contra Alemania Moraleja: cuidado con el WhatsApp.

1.- La última. En septiembre de 1788, cerca de 100,000 combatientes del ejército imperio austriaco pernoctaban en un campo cercano a Karánsebes, en la actual Rumania. Allí esperaban tropas de refuerzo para enfrentarse con los turcos. Este ejército, estaba conformado por húngaros, serbios, croatas, italianos, rumanos, lombardos y eslovacos. Huelga decir que la comunicación entre soldados era tan caótica como aquella de los constructores de la Torre de Babel. Una noche, mientras los soldados  jugaban cartas, peleaban entre ellos y bebían, llegaron los refuerzos y reclamaron su porción del alcohol. Y empezaron los trancazos. Entonces alguien disparó al aire para intentar calmar los ánimos. Porque, claro, nada tranquiliza tanto como un disparo… Así empezó el fuego cruzado entre soldados del mismo ejército. No se sabe bien cuántas bajas hubo ese día, pero las cifras más austeras rondan las mil muertes, mientras que las más exageradas hablan de diez mil. Moraleja: cuidado con el mala copa.

Ahora que la verdad es que esta metidas de pata son menores respecto al gran error del siglo XX: permitir que Hitler ascendiera al poder y rearmara Alemania. El mundo, aunque no lo parezca, aún sigue padeciendo las consecuencias del nazismo.

Sapere aude! ¡Arévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias