¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

2 años, nada que celebrar

De la tinta de Enrique Rodríguez.

Enrique Rodríguez Jueves 2 De Julio, 2020 · 08:13 am
2 años, nada que celebrar
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México / Especial

En un escenario intensamente polarizado, es destacable apelar al diálogo para superar diferencias, así lo demostró el Grupo Aeroportuario del Pacífico, al realizar una estrategia eficaz para zanjar los desencuentros con el gobierno de Jaime Bonilla en Baja California, que no ha sido un aliado de las inversiones y la certidumbre a pesar de su perfil empresarial. GAP es una empresa mexicana generadora a nivel nacional de 1500 empleos directos y más de 5 mil indirectos, opera 2 aeropuertos en Jamaica y 12 en nuestro país, entre ellos el de Tijuana en el que se han invertido más de 2 mil millones de pesos en los últimos 5 años para mejorarlo. El lunes Raúl Revuelta, Director General del grupo aeroportuario privado más grande México y uno de los más importantes de América, dio un cerrojazo definitivo en sentido constructivo tras el embate sufrido en la terminal de esa ciudad fronteriza hace un par de semanas.

A pesar del colapso mundial en la industria de la aviación comercial  GAP sostendrá empleos e inversión, justo lo que requiere el país para salir lo más rápido posible de la crisis más grave del último siglo, que lamentablemente no será breve.

A 2 años de las elecciones presidenciales ganadas por Andrés Manuel López Obrador, no hay nada que celebrar. Quienes no son fanáticos irreflexivos del régimen siguen esperando una transformación que ya no llegará. El país no es mejor, la corrupción sólo cambió de protagonistas, la violencia es incontrolable, las instituciones autónomas se consideran un estorbo y las promesas de un mejor destino se esfumaron con la petulancia de una clase política reciclada que se autoelogia mirándose al espejo. Nuestra nación merece unidad, pero quienes ostentan el poder no tienen la intención de propiciarla porque su ambiente favorito es la confrontación y su estrategia se basa en la división.

EDICTOS

Sin argumentos contundentes, ni mecanismos que impulsen el cuidado  del medio ambiente, la Secretaría de Energía libra una batalla en la que no le asiste la razón, pero empuja para que las presiones políticas prevalezcan sobre la fuerza del derecho. Con esa narrativa desgastada y excesivamente genérica de que todo lo que no comulga con los intereses de la 4T es corrupto, Rocío Nahle está sumando derrotas ante el Poder Judicial de la Federación.

Los abogados que litigan los asuntos desde la dirección jurídica de la SENER ya no saben qué piruetas dar para satisfacer a la secretaria que no entiende mucho de leyes y basa sus decisiones en un simple voluntarismo ideológico. El “decretazo Nahle” como ya se le conoce, amenaza el principio de certeza, modifica sin escrúpulos las reglas vigentes para sacar del mercado a las plantas generadoras que funcionan a través de energías renovables como la solar y eólica. Obstruye también su interconección, con el fin de eliminar la sana competencia para una vetusta CFE que produce electricidad a costos más elevados quemando combustóleo.

En esta coyuntura, el ministro Luis María Aguilar admitió a trámite una Controversia Constitucional promovida por la Comisión Federal de Competencia Económica, uno de los pocos órganos autónomos que aún no es controlado por el régimen.

La Suprema Corte suspendió indefinidamente el referido decreto, los abogados de Nahle García están destinados al fracaso en un asunto claro que sólo podría revertirse mediante la operación política del Presidente López Obrador, que nuevamente pondrá a prueba al Tribunal Constitucional.

Hasta el próximo jueves con esta tinta.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias