¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

180 después… nadie y nada es igual

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 29 De Agosto, 2020 · 07:00 am
180 después… nadie y nada es igual
Personas esperan mientras trabajadores de la salud toman muestras para la prueba de coronavirus, en el Parque Lázaro Cárdenas, Ciudad de México / Reuters

¿Se imaginó usted estar en estas circunstancias antes del 28 de febrero?… Yo no, no lo vi venir. Ni siquiera imaginé el nivel de pandemia y sus consecuencias (preliminares) a las que nos estamos y estaremos enfrentando. Según la OCDE, en México tardaremos cinco años en poder estar en el nivel social y económico al que estábamos en el 2019 –que ya era complicado–. Otras naciones su recuperación será más rápida y menos violenta y crítica la desaceleración del nivel de vida de su población. No es nuestro caso. En seis meses que cumplimos del primer caso reportado con la COVID-19 han sumado más de 580 mil casos y más de sesenta mil defunciones.

Sumamos 180 días, o mejor dicho restamos al desarrollo, a la vida común, a la vida laboral, escolar, social y productiva en nuestro país. Es un antes y después del 28 de febrero. Sin afanes fatalistas pero sí con la conciencia de lo evidente: México ha sido muy golpeado por la pandemia: es evidente la fragilidad de la economía, la paupérrima infraestructura médica a nivela nacional para hacer frente a esta crisis sanitaria que ha dejado sin padres, sin hermanos e hijos a miles de familias mexicanas. Sin empleo a cerca de un millón de trabajadores y ha vuelto a 10 millones a la pobreza extrema y otros 20 millones ha cambiado su nivel de ingresos. Es una devastadora realidad que nos llevará años en poder estar en los límites del desarrollo, al que estábamos antes que esta pandemia nos colapsara.

Nada ni nadie será igual. Las pandemias han mostrado en el mundo y en la historia que tras su paso se dejan huellas, cicatrices y fracturas. La que nos ha tocado vivir comienza a asomar los rostros de desaliento y las esperanzas de un tratamiento efectivo que pueda –en un mediano plazo– volver a confiar en lo humano, en la vida cotidiana. Por ahora, nada ni nadie nos garantiza el futuro estable, saludable y fiable. Esa esperanza de porvenir se fracturó, ha transitado para realidades inmediatas, acciones seguras y limitadas, pero sobre todo para saber que una vacuna no resolverá los daños colaterales: economía, salud, delincuencia, desempleo e ingobernabilidad.

En propuesta y proyección la OCDE ha planteado la necesidad que los países con economías emergentes deberán convendrá planes de empleos flexibles para mitigar los efectos de la recesión económica, por su parte los gobiernos medidas fiscales y planes de recaudación para evitar quiebres de empresas, como son las industrias de transporte terrestre y aéreo, así como invertir en la industria de turismo local y luego a nivel internacional con el objeto de activar en un mediano plazo los flujos económicos y laborales de las diversas industrias.

Los gobiernos de forma local deben generar confianza, fortaleza e invertir en dos rubros emergentes: salud y estrategias fiscales. Ambos campos que México se encuentra desde hace más de dos décadas con un problema serio de atención, cobertura y recaudación. Se han realizado acciones que podrán llevarnos a ser parte de los países en recibir temprano apoyo en la producción de vacuna –en el momento que disponible– pero también precisamos una profunda reforma estructural del sistema público y privado de salud en nuestro país, que en estos seis meses han mostrado que ninguno de los dos servicios cuentan con la capacidad para atender una crisis sanitaria en una población tan heterogénea, grande y compleja. Estamos ante uno de los retos más grandes de nuestra historia.

Por ello, nada ni nadie será igual tras estos meses, estas múltiples crisis, estas consecuencias y este futuro sin claridad ni perspectiva. Son 180 días del primer caso y lejos estamos de volver a respirar tranquilos. Nos faltan otros tantos meses y quizá sea momento de comenzar a plantearnos cómo saldremos al mundo que ya no es, ni será como lo fue al inicio de este 2020.

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias