¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

100 años del cronista del barrio

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 18 De Enero, 2020 · 09:19 am
100 años del cronista del barrio
Salvador Flores Rivera, conocido como Chava Flores, compositor / Foto: Ilustración

Si queremos conocer los detalles de las barrios, de las calles y la vida cotidiana de nuestra urbe que hoy nos advierte y vuelve anónimos, basta con leer a sus cronistas. Ellos son las literatos de lo cotidiano; quizá sea por ello que los sentimos tan nuestros, tan integrados a nuestras vivencias y al barrio. Tal como le ocurre al músico-cronista de la urbe Salvador Flores Rivera, al que todos recordamos como Chava Flores.  El autor de canciones como himnos de la metrópoli: Sábado Distrito Federal; El metro;  las calles de mi ciudad, la esquina de mi barrio, Mi México de ayer… por mencionar algunas que se convierten en referentes al lado de las descripciones de Salvador Novo, Carlos Monsiváis o Gabriel Vargas en su tira cómica de la Familia Burrón.

La lírica narrativa de Chava Flores expresa y reúne las calles, los barrios, los gorrones, los transeúntes, los asombrados con la llegada del Metro, las pulquerías, las tiendas, el tráfico, el perfil soñador del mexicano. Funerales, fiestas, posadas, vecindades, etc… vida cotidiana de una ciudad que hoy nos parece bucólica. En rítmicos sonidos y versos sencillos, los temas musicales de Flores son a la vez, el discurso políticamente incorrecto de una sociedad dispareja, crecida y achaparrada por la modernidad del “milagro mexicano” que creó la utopía de la desaparición del jodido, sustituir  la vecindad por los multifamiliares, de los centros comerciales de autoservicio sustituyendo las tienditas de la esquina.

Por ello, el retrato cuasi cómico que nos deja en sus más de 200 temas musicales Chava Flores precisan un estudio profundo, una reunión de análisis literario como cronista del siglo XX mexicano, de esa segunda mitad del 1900 que supuso borrar las tradiciones rurales. Haciendo creer que la modernización sepultó los rituales del barrio que en las canciones de este músico del barrio de la Merced nos los recrea como testimonios de una sociedad que  resiste a borrarse.

Se cumplen 100 años de su nacimiento, más de 65  de su primer tema musical Dos horas de balazos y más de tres décadas de su partida. Es decir, que la generación nacida en los año 90 del siglo XX mexicano puede ser que ya no conozcan la obra lírica, poética y la canciones de Chava Flores, esto implica que la transición de esa ciudad que retrata el cine, que niega  el regente de hierro: Uruchurtu y que masifica Monsiváis les puede resultar casi un sueño literario, una escena de película de ficheras o una fotografía de Álvarez Flores.

Estamos ante una oportunidad singular:  El centenario de su nacimiento nos ofrece conciliar con nuestra historia popular, nombrar calles, plazas, parques, algún teatro del pueblo o una librería o centro cultural llamarlo: Chava Flores. Reeditar su biografía, difundir en la radio y demás medios las complilaciones de sus canciones que su hija María Eugenia Flores Durand ha buscado con esfuerzos propios  para mantener la memoria colectiva de la obra de este gran cronista, músico y narrador de la urbe popular, que es a la vez, nuestra historia hecha melodía.

Por lo pronto, me quedo con sus canciones como una cartrografía, un mapa vigente de las rutas por recorrer, caminar, redescubrir, habitar y vivir mientras escucho “Mi México de ayer” la expresión más fiel de esa ciudad, de esas cosas hermosas que ya no están más aquí… Y gracias a la crónica musical de Chava Flores revivo mi México que sigue teniendo un no sé qué…  Chava Flores, celebro tu cumpleaños 100 con un pulque de Apam.

Abramos la discusión: @salmazan71